Construyen en México la primera ciudad turística sustentable del mundo

10
0
Compartir

México se caracteriza por ser uno de los países con mayor biodiversidad en el mundo; cuenta con un clima privilegiado y tiene algunas de las playas más hermosas del planeta. Gracias a esto, en Mazatlán, Sinaloa, se construye la primera ciudad turística sustentable del mundo.

En Amaitlán, un nombre que proviene del náhuatl y que significa “tierra de descanso”, en el ejido conocido como Isla de Piedra, se desarrolla un proyecto de características únicas en su tipo.

Isla de Piedra está ubicada en la frontera entre el Mar de Cortés y el Océano Pacífico, en una península de más de 2 mil 400 hectáreas que en la antigüedad fueron una isla.

Este lugar cuenta con una serie de peculiaridades imposibles de hallar en cualquier otra parte del planeta. La isla se encuentra en una franja climatológica privilegiada, la cual genera las temperaturas más agradables para el cuerpo humano. En esta franja, que se extiende alrededor del mundo, también se encuentran la Costa Azul, en Europa, Hawaii y una parte de Florida, en Estados Unidos.

Amaitlán, por sus características, cuenta con una flora diversa, una importante reserva de mangle generadora de vida marina, 18 kilómetros de playa, aguas mansas debido a la protección que brinda a la playa, la escollera del puerto y la isla del Cardón; además de 14 kilómetros en lagunas interiores con un promedio de 800 metros de ancho aptos para albergar la marina más grande de América Latina.

El proyecto cuenta con una inversión total estimada en 8 mil 700 millones de pesos; aunado a esto, las fortalezas naturales y de infraestructura de la Isla de Piedra permiten planificar una obra sustentable que sea a la vez viable para los negocios y que beneficie a la población local del lugar.

En 2008, la empresa inmobiliaria Korian inició la tarea de buscar un lugar en la República Mexicana donde se pudiera llevar a cabo la transmisión del dominio de tierras de uso común por parte de la población ejidal a sociedades mercantiles y lo encontró en Mazatlán, donde hoy se erige el proyecto con el cual buscan colocar a esta ciudad entre los primeros destinos turísticos de México y el mundo.

Aunado a esto, los ejidatarios del lugar, al volverse socios del proyecto, se incluyen en algo que transformará su calidad de vida al crear fuentes de empleo tanto para los locales como para los inmigrantes, en una oportunidad que les garantizará mejorar los niveles de vida que han buscado durante años.

Actualmente, la isla está habitada por cerca de 8 mil personas divididas en dos secciones: ejidatarios y otro grupo conformado por inmigrantes centroamericanos, al que la comunidad original de campesinos le abrió las puertas para asentarse en su isla.

El proyecto contempla la generación de empleos para unos y la condición de socios para otros, al mismo tiempo que conserva a la población ocupada y sin tendencias a la delincuencia al tener cubiertos sus satisfactores de vida individual y familiar.

Las condiciones de pobreza disminuyen, incluso con una tendencia a desaparecer. Además, se cancela la idea de continuar emigrando, fundamentalmente a Estados Unidos, al tener una alternativa certera en su comunidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here